Seleccionar página

El curioso efecto de imitar a otros y progresar

Tal vez hayas oído hablar del mimetismo social, el efecto camaleón o el efecto mimético. Todos ellos se refieren a lo mismo y tratan de explicar un fenómeno social que los seres humanos realizamos de manera inconsciente.

La explicación de los estudios realizados muestra cómo las neuronas espejo (un tipo de neuronas que se activan cuando un alguien ejecuta una acción y la observamos). Entre otras cosas, estas neuronas nos permiten sentir empatía, saber si alguien nos miente o nos dice la verdad, o poder replicar comportamientos. Por ejemplo, los bebés imitan gestos faciales como un mecanismo de defensa instintivo, principalmente de la madre. 

Los primeros estudios tras su descubrimiento, datan de 1996, con el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti cuando observaba a macacos. En sus palabras:

«Las neuronas espejo son el ladrillo sobre el que se construye la cultura.»

Giacomo Rizzolatti

Es por ello que, sabiendo de manera consciente el funcionamiento de dichas neuronas, podemos implementarlo en nuestra vida. Y es que, no olvidemos que somos seres sociales, muchos comportamientos los aprendemos gracias a observar y replicar. 

A nivel personal, podemos aplicar estos conocimientos en cosas como:

  • Generar vínculos emocionales más poderosos con otra persona
  • Observar la veracidad de los actos de otras personas
  • Adaptarnos a vivir en otros lugares, mediante la adopción de nuevos hábitos que se realizan
  • Ser aceptados por grupos nuevos de personas
  • Imitar a personas que consideres exitosas y tener un ‘referente’ que te ayude a salir de tu zona de confort

Hay que tener cuidado, ya que el exceso de control del mimetismo puede provocar que se priorice ‘pertenecer al grupo’ en vez de tener pensamiento propio.

A nivel profesional, el mimetismo se manifiesta en cosas como:

  • Imitar la posición corporal del interlocutor
  • Adaptar el tono de voz, o los sentimientos a la persona, en marketing se puede utilizar para llevar a la persona a un estado mental favorable para que la venta sea más propicia
  • Actitudes de un jefe que vive para trabajar, empuja al equipo a hacer lo mismo

 

Aquí también hay que tener cuidado, ya que puede ser que un sobreesfuerzo por imitar al interlocutor genere rechazo. Y… ¡ojo! porque no solo se pueden «contagiar» hábitos buenos, también malos.

Deja tu comentario en la comunidad:

Grupo de Empresa

Grupo de Desarrollo Personal

0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments