Seleccionar página

Conviértete en un ‘pro’ de la productividad

Tema de recurrente actualidad. Cuanto más necesitamos estar concentrados, menos lo hacemos. Somos así. Nos desbordamos pensando en la gran cantidad de tareas pendientes y no logramos centrar el tiro.

Existe mucha literatura al respeto, como por ejemplo Bullet Journal, GTD (get things done), multitarea… A lo largo de los años han ido surgiendo nuevos modelos que prometen convertirte en un robot. La realidad es que acabas al tercer día abandonando el método por la excesiva exigencia. 

Hoy te vamos a mostrar un método híbrido y que requiere poco esfuerzo realizarlo de forma constante en el tiempo. Y es que planificar, como hemos comentado en alguna publicación anterior, libera mentalmente, te ayudará a dormir mejor y te va a centrar mucho. 

Tan solo necesitas:

  • Un bloc de notas/un móvil con calendario
  • Analizar tus rutinas
  • 2 minutos el día anterior después de cenar (sí, solo 2).

Tenemos que ser capaces de crear bloques de actividades que harías en un día normal, apuntando también el bloque de sueño. Se empezaría el domingo para programar el lunes, el lunes para el martes y sucesivamente. Te pongo algunos ejemplos de bloques.

  • Si el bloque es de trabajo, especificar qué tareas tienes que hacer en concreto en ese día
  • Si el bloque es de ocio o de sueño, no hace falta especificar nada (se entiende que es algo que surge de manera espontánea)
  • Bloques de comida u otras actividades también es importante apuntarlas, puede ser interesante apuntar qué vas a comer con el objetivo de no improvisar.

 

Llegado el momento de inicio del bloque de trabajo, tendremos un listado de tareas. Las personas no podemos concentrarnos de verdad en circunstancias normales más de 20 minutos seguidos, por lo que buscamos distracciones. 

Aquí entra Pomodoro. Por si no lo conoces, es una técnica que consiste en realizar sprints donde estás totalmente concentrado y sin distracciones de ningún tipo, descansando un rato tras finalizar. Iniciamos la tarea durante 20 minutos y paramos 5/10 minutos.

Muchas veces te pasará que verás que el descanso llega muy pronto y querrás continuar sin realizarlo. Este es un error común, ya que hacerlo un día por estrés puede ser correcto, pero no se puede mantener ese ritmo diariamente, acabarás quemado, irritado y cansado. 

Con estas sencillas indicaciones, aunque suene a tontería, vas a evitar la improvisación y reaccionar a lo que venga, mermando la calidad de lo que haces. Fácil, ¿verdad?

Otra buena recomendación sería tener un buen entorno en el que realizar las tareas. Esto es sentirte cómodo, que haya suficiente iluminación, limpieza, orden… si lo quieres llevar al extremo, investiga sobre el minimalismo. 

Como las circunstancias personales son muy diferentes, evidentemente tienes que adaptar estas líneas generales a tu situación personal. Llegará un momento en el que no necesites apuntar casi nada porque habrás interiorizado el hábito (unos 30 días desde que pones un mínimo de interés en seguir estas indicaciones). Es ahí donde lograrás la magia, ya que:

  • Logras concentrarte de verdad
  • No tienes distracciones
  • Estás siendo realmente productivo
  • Te sientes mejor contigo mismo
  • Estás motivado
  • Te sale solo
  • No te cuesta ponerte con algo nuevo

 

Deja tu comentario en la comunidad:

Grupo de Empresa

Grupo de Desarrollo Personal

0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
Qué es el Kaizen y por qué deberías implementarlo en tu vida - Bfuturelabs
15 abril 2020 11:23

[…] rechazo. Mejorar un 1% no cuesta esfuerzo alguno y sirve para asentar el hábito. Ya hablamos en este artículo  de formas de concentrarse de verdad, junto a la mentalidad Kaizen hace la combinación perfecta […]